Vídeos

Loading...

lunes, 23 de enero de 2012

Niveles de autoridad en el reino satánico

A medida que el Nuevo Testamento va sacando a la luz el campo sobrenatural maligno, descubrimos que hay diferentes grados de autoridad en el reino de Satanás (Efesios 6:12; Mateo 12:24-45; Marcos 5:2-9).

Además, los demonios, espíritus malos y ángeles caídos parecen pertenecer al menos a cuatro categorías distintas y no a tres como a menudo se afirma. En primer lugar están aquellos que tienen libertad para llevar cabo los propósitos malignos del diablo. Habitan en los lugares celestiales (Efesios 3:10; 6:12) pero también pueden actuar en la tierra. Estos espíritus demoníacos afligen a la gente e incluso pueden morar en sus cuerpos (Mateo 2:43-45). En segundo lugar están los ángeles rebeldes que ahora parece que se encuentran atados en el abismo. Es obvio que serán sueltos en algún momento futuro y causarán estragos en la tierra (Apocalipsis 9:2-12). Satanás y todos los demonios libres se atarán en ese mismo abismo durante el reinado milenial de Cristo en el mundo (Apocalipsis 20:1). En tercer lugar parece haber otro grupo de ángeles caídos que llegaron a ser tan malvados o fueron culpables de un crimen tan horrendo que no se les permitió estar ni en los lugares celestiales ni sobre la tierra. Están atados para siempre, no en el abismo, sino en el Tártaros (2 Pedro 2:4), lugar donde aquellos ángeles de cuyo especial pecado se habla, están confinados "para ser reservados al juicio". Esa región se describe como abismo de oscuridad. En realidad, esos espíritus jamás serán liberados. Parecen estar retenidos en la oscuridad hasta el día de su juicio (2 Pedro 2:4; Judas 6). Finalmente, hay un cuarto grupo de ángeles malos que parece que de algún modo están atados en el interior de la tierra, si hemos de tomar las palabras de la Escritura de manera literal. Cuatro de ellos se mencionan como que se encuentran "atados junto al gran río Éufrates". Cuando estén sueltos dirigirán a un ejército demoníaco de destrucción contra la humanidad (Apocalipsis 9:13-21).

viernes, 6 de mayo de 2011

Los ángeles de las siete iglesias de Apocalipsis 2-3

Cada carta esta dirigida al "ángel" de cada una de estas siete iglesias, y esos ángeles fueron vistos a la diestra del Cristo resucitado en la visión de 1:16,20.

Aunque no está claro si son seres angélicos o humanos, lo más probable es que sean de estos últimos.

La palabra 'ángel' significa mensajero, como ya vimos, pudiendo referirse un ser sobrehumano, es decir, al ángel guardián de cada iglesia. Pero lo más probable es que se refiera a un mensajero humano, es decir, el líder humano (pastor) de cada iglesia (véase Marcos 1:2; Lucas 9:52; Santiago 2:25 para el uso de "ángel" para designar a seres humanos).

lunes, 28 de marzo de 2011

Los ángeles como espectadores

Hay cuatro casos en que se dice que los ángeles observan. En Lucas 15:10 ellos se dan cuenta del gozo del Señor cuando se arrepiente un pecador. Parece que no es el gozo de los ángeles como muchas personas suponen (ver Judas 24).

Ver también Lucas 12:8-9 y 1 Timoteo 3:16.

En Apocalipsis 14:10-11 leemos que los ángeles observarán los castigos eternos de los que adoraron a la bestia y a su imagen. Al contrario, nos dice en 1 Corintios 6:3 que la Iglesia juzgará a los ángeles (claro está, los caídos) aunque no tienen mucha preparación en el presente para juzgar cosas de menor importancia en la tierra.

La presencia de los ángeles en la Creación se nota en la Biblia (Job 38:7); al tiempo de la entrega de la ley ((Gálatas 3:19; Hechos 7:53; Hebreos 2:2); en el nacimiento de Cristo (Lucas 2:13); en Su tentación (Mateo 4:11); en Su resurrección (Mateo 28:2); en Su ascensión (Hechos 1:10) y en Su segunda venida (Mateo 13:37:39; 24:31; 25:31; 2 Tesalonicenses 1:7).

jueves, 24 de marzo de 2011

La disciplina progresiva de los ángeles

Las Escrituras revelan la verdad de que los ángeles están aprendiendo mucho al observar a los hombres en la tierra, especialmente en lo que trata del desarrollo de la obra de la redención. Sin embargo, no se debe concluir que ellos saben menos que los hombres.

Pedro 1:12 nos revela la verdad en cuanto al interés de los ángeles en lo de los hombres. Es significativo que esta palabra “cosas” se relaciona al programa de Dios en los dos advenimientos de Cristo y al evangelio de la gracia que se predica a todo el mundo.

La Iglesia en la tierra es una revelación a los ángeles en cuanto a la sabiduría de Dios (Efesios 3:10). Por lo tanto, la Iglesia también será una revelación a los ángeles de la gracia divina (Efesios 2:7).

No hay base bíblica para la creencia de que la redención mediante la muerte de Cristo es ofrecida a los ángeles caídos (comp. Mateo 25:41; Apocalipsis 20:10).